EL GRUPO ROMERO Y EL OPUS DEI


El grupo Romero y el Opus Dei
Una entrevista a Francisco Durand
por Abelardo Sánchez León y Martín Paredes

Francisco Durand es un sociólogo dedicado,desde hace varios años, al estudio de los grupos de poder. Es la persona que más conoce al grupo Romero, si no el más adinerado del Perú, el más poderoso. El grupo Romero tiene como norma no conceder entrevistas, salvo que sean muy escogidas y generalmente laudatorias. No los conoce personalmente. No ha podido beberse un vaso de whisky con alguno de ellos, pero sí ha transitado por las cuatro generaciones de Romero, sea en Soria, en Piura o en Lima. Actualmente prepara un libro sobre este grupo.
La preocupación principal de Francisco Durand, actualmente profesor de la Universidad de Texas, en San Antonio, es el impresionante crecimiento de las corporaciones y la intervención del poder económico en la política y en la sociedad. Su objetivo es llamar la atención sobre ese poder e iniciar un debate que permita entender cómo funciona. La paradoja de la situación la formula de la siguiente manera: ¿Cómo es posible que delante de nuestros ojos esté pasando un trasatlántico y que nadie lo vea?


Los inicios: Soria, Piura, 
Calixto Santos Romero

Paco Durand observa cauteloso la concentración de los grupos de poder económico. (Foto: Carla Leví)
Qué te motivó a investigar a la familia Romero?
Hace tiempo pensaba hacer un libro sobre los grupos de poder, pero quería uno que tuviera mayor difusión, que fuera más allá de los especialistas y llegara a un público amplio. Me di cuenta de que en lugar de tratar sobre los "doce apóstoles", los grandes grupos de poder en los setenta y los ochenta, era mejor hacer un libro sobre uno de ellos. Escogí el caso de los Romero, que me parece el más fascinante y que tiene interés masivo por varias razones. Una, porque tiene una larga historia: son cuatro generaciones de Romeros. Dos, porque varias partes de su trayectoria han sido relativamente bien estudiadas o, en todo caso, son más conocidas o hay simplemente más información en comparación con otros grupos, que son más cerrados; eso facilita mucho el trabajo de investigación. Tres, los Romero, sin ser el grupo más rico del Perú —probablemente los Brescia tengan más fortuna—, representan para muchos el grupo de capitalismo familiar más poderoso. Cuatro, para estudiar más a fondo el capitalismo del Tercer Mundo, y particularmente en América Latina que, como algunos países de Europa, sobre todo del sur, es un capitalismo familiar. 

¿Y cómo se puede estudiar este tipo de capitalismo?
Los accionistas principales son familias propietarias y el que dirige el grupo es el jefe, que es un jefe familiar. Lo que hay que hacer es seguir a los jefes de cada generación; eso ordena bastante toda la historia del grupo. En el caso de los Romero ha habido cuatro jefes, dos españoles y dos peruanos, y en cada generación ha aumentado la fortuna. Lo interesante es conocer la historia de cómo se hace dinero en el Perú, cómo las familias administran o gerencian el uso del dinero y la propiedad, y cómo lo transfieren a la siguiente generación por una especie de acuerdo privado que se da en las mansiones. Antes de que suceda la muerte o el retiro, ocurre la elección de un jefe y la pregunta de si esta generación va a provocar un declive del grupo o va a sufrir una crisis, salta inmediatamente. 

¿En qué medida es diferente de otros capitalismos?
A diferencia del capitalismo familiar, el capitalismo moderno está en manos de gerentes altamente entrenados, con empresas de mucha dispersión de la propiedad, y donde no hay un problema de sucesión. Se busca al gerente más capaz y si ese gerente no da resultados, lo cambian por otro. En el caso de las familias, el problema es que a medida que van pasando de generación en generación, el talento familiar puede terminar fallando y no es fácil hacer cambios porque se altera todo el equilibrio familiar. A eso le llaman efecto Buddenbrook, esa novela de Thomas Mann en la que a la cuarta generación se dan una serie de circunstancias familiares y de mercado que llevan a la casa comercial Buddenbrook al declive. Todo ello genera una expectativa de que los grupos capitalistas familiares tienden, tarde o temprano, a sucumbir. Y la cuarta generación es como un número mágico; ese es el caso de los Romero. 

Por lo general las herencias se dividen y se pierde esa cohesión grupal. ¿Cómo hace la familia Romero para conservar el patrimonio a través de las generaciones?
Por acuerdos de familia. Ciertamente hay fortunas y negocios privados, y propiedades de los distintos miembros de la familia, pero lo central son las acciones de las distintas ramas en las principales empresas del grupo. El acuerdo es: tú con tu plata haz lo que quieras, pero las acciones del grupo las tenemos que mantener unidas delegando la capacidad de decisión a un jefe. Ese jefe continúa mientras se expande la fortuna. No les conviene separarse. Pero en cada sucesión existe el peligro de que se pierda la unidad familiar de la propiedad. 

¿La legitimación del jefe está condicionada a la expansión de los negocios?
Así es, y viceversa. Las metidas de pata, los errores, las fallas de cálculo y las eventuales caídas generan una crisis familiar. Eso todavía no ha ocurrido con los Romero, pero sucedió con los Lanata Piaggio, de la cervecería Pilsen. A fines de los ochenta, Gabriel Lanata Piaggio cometió personalmente, como jefe, una serie de errores en el manejo de la cervecería que llevaron al grupo a un declive, a una crisis. Finalmente se le reemplazó por un triunvirato de primos que no logró reflotar Pilsen y terminaron vendiéndola a los Bentín. Luego cada rama de la familia Lanata Piaggio o Sissa Piaggio terminó cobrando su parte: unos compraron casas en Kapala, otros se fueron a España, abrieron negocios, algunos dieron resultados, otros no. 

¿Cuálesseríanlosgrupos familiaresmásfuertes , ademásde losBrescia, los Romero, los Miró Quesada?
Se puede hacer una distinción entre grupos establecidos, muchos de ellos de origen peruano de clase media o aristocrático como los Bentín, o de inmigrantes como los Nicolini, los Piaggio o los Romero. 

Italianos casi todos.
La italiana era la colonia más numerosa en el Perú; españoles eran muy pocos. Esos son grupos de clase media o de origen europeo que entraron rápidamente a la clase media y luego ascendieron. Y después están los grupos emergentes de origen provinciano o popular que empiezan a aparecer a fines de los ochenta, con los Wong, que es el primer gran grupo emergente, También tenemos a los Rodríguez de Arequipa, de Gloria. Ahora hay una serie de grupos de origen popular, algunos con fortunas claramente determinables y otros con fortunas de origen desconocido o dudoso.

¿Todas son así o solo las de los jóvenes populares emergentes? ¿En las otras se puede distinguir un origen más limpio, legal?
En las de los grupos establecidos, sí. Aunque han ocurrido casos y cosas en las que uno puede tener dudas sobre si se comportaron éticamente, pero en general son fortunas hechas legalmente. Con apoyo del Estado o municipalidades, pero eso era legal. En otros casos, hay emergentes que lo han hecho a punta de esfuerzo propio, sobre la base de la cohesión familiar y una gran capacidad de negocios en momentos de crisis y cambios. Pero también hay otros en los que se sospecha muchísimo que su origen son las economías delictivas: el narcotráfico, el contrabando. 

El grupo Oviedo, por ejemplo. ¿Qué sabes de ellos?
Sobre ese grupo, como en el caso del grupo Huancaruna y otros, hay dudas, hay una especie de leyenda negra. La pregunta es cómo han podido acumular dinero tan rápido, porque no se conoce bien cómo empezaron. En el caso de los Romero, todos saben cómo empezaron. Igual los Nicolini, con su panadería, que luego se convierte en fábrica de harina y después en imperio. 

Oviedo es del Cusco y tiene su inversión en Chiclayo.
Y también está Acuña, el empresario de la educación. Está Huancaruna, Dyer también. Esos cuatro probablemente sean los casos en que hay una sombra. Pero hay otros como los Añaños, de origen popular, o los Belmont, de clase media y origen italiano, los del grupo Unique, que fabrican y venden cosméticos. En el caso del grupo Gloria, de los Rodríguez, la fortuna es muy clara pero está la mano de Alan García. Ellos empezaron siendo camioneros de la fábrica de leche Gloria de Arequipa, luego García nacionaliza la empresa, se va la Carnation Milk, ingresa el Estado con grupos peruanos, ahí entran los Rodríguez, y cuando el Estado vende, compran los Rodríguez y, sobre la base de esa empresa, terminan formando un grupo familiar que es bastante poderoso. Pero seamos prudentes, todavía no hay un estudio a fondo de los grupos emergentes. 

¿Y en la pesca?
En la pesca hubo grandes grupos. Los Brescia tuvieron inversiones en pesca, ahora han regresado. El caso más interesante fue el de Banchero Rossi, que llegó a acumular tanta fortuna que comenzó a invertir en otras actividades como la cadena Correo, ya con una clara orientación política. Incluso entró al fútbol con el Defensor Lima. El sector pesquero es muy estacional. Sube y baja con una violencia muy grande, te puedes convertir en millonario y tu fortuna se disipa. Y luego vino Velasco y acabó con eso. Recién ahora la pesca está volviendo a ser un sector dinámico y que genera fortunas. De allí surgió Galski para luego vender a los Brescia y Dyer, ese misterioso grupo. 

¿Cómo es que los Romero se instalan en Piura y no en Lima?
Llegaron de frente al norte. 

¿Y cómo se vuelven nacionales?
Se enraizaron en Piura muy rápidamente. Hicieron amigos y se fueron casando con piuranos, comprando tierras, propiedades. Durante tres generaciones, hasta Dionisio Romero Seminario, es un grupo netamente piurano, con toda clase de vínculos económicos, sociales, políticos, hasta religiosos, con la región de Piura. El origen es interesante. Calixto Santos Romero es quien sale de su aldea y se va a Puerto Rico, que todavía era colonia española. Eso fue hacia 1874. En Puerto Rico, probablemente por contactos entre familiares o amigos de Soria, entra a trabajar en la Casa Hernaíz de San Juan. Se convierte en un hombre de confianza. La Casa Hernaíz lo empieza a mandar al Caribe primero y luego a Sudamérica. En 1880 hace un famoso viaje. Viene por Valparaíso, va a unos puertos del sur y luego a Catacaos, y ahí se queda. Parece que Hernaíz, que tenía vinculación entre América Latina y Europa, compraba y vendía sombreros panamá. Se conocía que era un negocio extraordinario, con una enorme demanda. Era la moda, elfashion de la época. Incluso hoy mismo. Entonces Romero viene con la idea de hacer negocio y se instala en Catacaos. Y tiene una relación sentimental con una artesana de sombreros, una mujer de pueblo que le abre toda la red social de contactos entre los tejedores. Así comienza a comprar sombreros. Un negocio altamente rentable. 


A los Romero los encandiló la jipijapa, el origen de su fortuna. 
Más adelante, ¿por qué se elige a Dionisio, qué condiciones tenía para suceder a su tío Feliciano?
Dionisio Romero Seminario es escogido por su tío Feliciano del Campo Romero como sucesor, como a su vez Calixto Romero eligió antes a su primo hermano Feliciano. Dionisio no es el mayor de los hermanos, pero se perfilaba como el de mayor capacidad de manejo en los negocios. Y eso ha quedado bien demostrado. Por otro lado, Dionisio, como su tío, tenía una sólida formación académica. Había estudiado en Pomona College, en California, y luego el MBA de Stanford. Desde una edad muy temprana tuvo un entrenamiento en manejo de empresas de primer nivel. Y es probable que, como se acostumbra, lo fueron colocando en distintos puestos dentro de las empresas. Primero en labores menores, luego en más importantes hasta que conoce el manejo del negocio. Y el tío se dio cuenta de que Dionisio era el sucesor adecuado. Esa sucesión ocurre a fines de los cincuenta, antes de Velasco. Cuando llega la reforma agraria, Dionisio Romero Seminario ya es jefe de su grupo y tiene que enfrentar esta situación totalmente imprevista. 

¿Cómo lo beneficia o afecta Velasco?
Eso es muy interesante y estando en Piura me he dado cuenta de que amerita reflexión. En Piura todo el mundo sabe quiénes son esos dos personajes coetáneos y que nacieron en la misma ciudad, uno en un barrio rico y otro en un barrio pobre. Velasco nació al otro lado del río Piura, en el barrio de Castilla, que era un barrio de chinganas. La mamá de Velasco administraba una chichería. Todos en Piura hablan de los dos. Hasta el más pobre en Piura sabe que los Romero, o los Romeros como ellos dicen en plural, son gente de mucho dinero y admiran que hayan salido de Piura. Pero todos hablan de Velasco. Aunque la manera de ver a los personajes es totalmente distinta según la clase social. Tú hablas con los campesinos, los ex cooperativistas, los comuneros, y Velasco es el emancipador. Y no tiene un solo busto, no hay un solo monumento o placa a Velasco en la Piura oficial, salvo un pequeño busto en una antigua cooperativa. Pero todos hablan de Velasco, el general que salió del barrio de Castilla; y hablan de Dionisio Romero, el empresario de Piura, rico, que logró contactarse con Velasco apenas llegó al poder tratando de salvar sus haciendas de la reforma agraria y, cuando se dio cuenta de que no podía, entendió cuál era la ventanita de oportunidades que le estaba ofreciendo Velasco. Si él invertía, le iban a reconocer los bonos de la reforma agraria. Pero las haciendas se las quitaba igual. Y a partir de ahí, los Romero se fueron de Piura. Cuando se expropian las tierras y ellos pasan a la industria con Textil Piura, se trasladan a Lima. Por eso los piuranos dicen que los Romero se fueron con la reforma agraria. 

Hasta la reforma agraria, ¿cuáles eran los negocios de los Romero?
Hacia 1966-1968, los Romero tenían haciendas básicamente algodoneras, compañíasdesmotadoras dealgodónycomenza banafabricaroind ustrializar el aceite. Tenían asimismo algunas textiles y estaban invirtiendo en la banca: Banco Continental, Banco de Crédito del Perú, incluso habían comprado un mediano paquete de acciones en la Compañía de Seguros El Pacífico. Para entonces ya habían iniciado la diversificació n. Por eso la reforma agraria no los liquida como a otros grupos. Más bien, esta acelera su transformació n en grupo moderno, urbano-industrial- financiero. 


El toma y daca de Dionisio Romero Seminario 

Velasco, sin proponérselo, le dio el empujoncito que necesitaba y lo convirtió en un empresario moderno,
industrial y financiero. En 1979 resultó elegido presidente del directorio del Banco de Crédito del Perú,
removiendo a los italianos, a Paolo Cucchiarelli, su sorprendido gerente.
Desde los años cincuenta, los Romero ya tenían una inserción en la banca. El Banco de Crédito lo toman el año 1978 con Morales Bermúdez; es cuando logran tomar el control del banco y del grupo BCP en sí mismo.
Antes de eso los italianos dirigían el banco.
Ahí tiene que ver otro efecto de la revolución de Velasco en los Romero, que les dio la oportunidad de entrar en la banca. La ley de banca disponía que el capital extranjero no podía tener más del 49% del accionariado. Quiere decir que el Banco de Crédito del Perú, que era manejado por los italianos, o la banca europea (Sudameris), va a tener que vender acciones para acogerse a la ley. Los grupos peruanos, entre ellos Romero, compran partes del paquete accionario. Pero la banca seguía controlada por los italianos, por Paolo Cucchiarelli. Hasta que en 1978 Romero arma una alianza de grupos de poder para tener los votos suficientes en la reunión de directorio como para desplazar a los italianos y ponerse él como presidente del directorio. Y termina controlando gerencialmente el banco más grande del país con un porcentaje de las acciones relativamente modesto. Incluso hoy los Romero no llegan a tener un porcentaje accionario que pase del 25%.
¿Qué tiene que ver Morales Bermúdez en esa operación?
Se especula si hubo apoyo político del gobierno. Fue una operación netamente privada. Al parecer, esto fue comunicado al gobierno para que este les diera un cierto respaldo; es decir, un visto bueno o una luz verde. La relación entre Romero y el general Morales Bermúdez, en ese entonces presidente, era muy cercana. Cuando vino la revolución de Velasco había dos bisagras con los empresarios: la bisagra personal, que eran las reuniones personales de Velasco los fines de semana y entre empresarios y generales, el grupo alteco(almuerzo, té y comida), al que asistían algunos de los doce apóstoles; y la bisagra formal o institucional que armó Morales Bermúdez como ministro de Economía cuando nombró un consejo consultivo. En ese consejo estaba Dionisio Romero Seminario. El consejo servía para consulta en el doble sentido: el gobierno les decía: "Vamos a hacer esta reforma, a ustedes qué les parece", y el otro camino era cuando los empresarios decían: "Señores ministros, a nosotros nos parece que…". La relación era muy estrecha. Eso lo he podido comprobar en una entrevista larga que tuve con Morales Bermúdez. Se conocían de años. 

Una de las virtudes de Dionisio Romero es esa: las amistades con los presidentes.
Como dicen en Piura, él nunca se pelea con nadie. Así sea alguien que lo trate mal o lo quiera expropiar. Ha sido y sigue siendo amigo de todos los presidentes. 




1973. El general está enfermo. Nacido en la zona pobre de Piura, fue el primero en negociar
con Dionisio Romero Seminario, el empresario que nunca se ha peleado con los poderosos.

ALTECO con Velasco y consejuo consultivo con Morales Bermúdez
¿Cómo puedes resumir ese talento, ese rasgo de su personalidad?
Virtud o defecto, depende por dónde lo mires. Tiene un don de ubicuidad. Olfatea dónde está el centro del poder y se acomoda inmediatamente. Con Velasco, un general que estaba dispuesto a expropiar las mayores haciendas y las más rentables de golpe y porrazo, es decir, que se iba a enfrentar a toda la oligarquía peruana, y que en ningún momento dudó de su decisión, uno de los pocos empresarios o hacendados que se contacta personalmente con él es Dionisio Romero. Y lo hace a través de piuranos que eran amigos de Velasco de la infancia y que trabajaban en su grupo. Ahí viene el primer gran acomodo de Dionisio Romero Seminario al Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas. Y viene el primer toma y daca. Esta es una interpretació n mía, pero hay demasiadas coincidencias. El general le dice: vamos a expropiar sus haciendas y en eso no hay retroceso ni cambio, pero luego resulta que si invierte podemos hacer que se le paguen los bonos de reforma agraria. Resultado de ese acuerdo es la creación de Textil Piura. Él dejaba de producir algodón, ahora lo iba a comprar a los cooperativistas, pero lo iba a transformar en hilado con algodón de primera calidad como es el Pima. Ese es el toma. ¿Cuál es el daca? Poco después, Dionisio Romero asiste a una Conferencia Anual de Ejecutivos y da un discurso sobre la comunidad industrial. 

Con sus videos, Vladi cantó algunas verdades de sus tomas y dacas con los empresarios.
Dionisio Romero declaró en el diario Expreso contra la candidatura de Alberto Andrade.
Dice que los gerentes propietarios y no propietarios deben entender la revolución peruana y adecuarse a los cambios. La apoya abiertamente, en público, señal que para el gobierno revolucionario era fundamental. Después se ha acomodado a todos los presidentes. 

Fujimori le pide otro toma y daca, que apoye la tercera elección.
Resulta que Montesinos, a quien parece conocer muy bien, le pide que condene a Alberto Andrade como candidato presidencial. Si te acuerdas del famoso video con Montesinos, el toma y daca es el siguiente: el Banco de Crédito tiene un problema judicial con la pesquera Hayduk, y como Montesinos es quien maneja el Poder Judicial, le pide que lo arregle para que el banco pueda cobrar una deuda. Ten en cuenta que el 98-99 era un año difícil para la banca porque estaba muy endeudada, tenía muchos pasivos y vino la crisis asiática. Y el daca es el siguiente: Romero tiene que declarar en el periódico que elija Montesinos contra Andrade, que fue Expreso

¿Y con Alan García?
Con Alan García hay un montón de tomas y dacas. Y han tenido una relación muy cercana. 

¿Ya no?
Hubo un hipo en la relación cuando vino el intento de expropiación del Banco de Crédito. Pero Dionisio Romero nunca declaró contra Alan. Ese fue un toma y daca al revés, que consistió en lo siguiente: tú estás queriendo quitarme mi banco y mis empresas de seguros, y yo te la voy a cobrar. Entonces sale la copia fotostática del cheque del Banco de Crédito que firmó Alan García para comprar la mansión de Monterrico, que es el comienzo de la sospecha generalizada de que Alan García estaba involucrado en corrupción pues adquiere de golpe y como presidente una gran propiedad. Porque, si mal no recuerdo, García tenía un departamentito en la avenida Dos de Mayo, muy de clase media, y luego pasa a tener una mansión millonaria en Monterrico. 

También tuvo una casa en Naplo a la que no podía ir porque lo odiaban todos, y el departamento en París.
En el barrio XVIII, cerca a Trocadero. 

¿Este es el poder al que tú te refieres cuando dicesque el grupo Romero tiene más poder que el grupo Brescia? 
Es un grupo que ha crecido, a partir de Dionisio Romero Seminario, muy cerca de la cúpula del poder político; es decir, del presidente de la República, del ministro de Economía y Finanzas, o del asesor de inteligencia, en el caso de Montesinos. 


No response to “EL GRUPO ROMERO Y EL OPUS DEI”

Publicar un comentario en la entrada